La ciudad de Coimbra guarda ciertas similitudes con Lisboa, por lo que podemos tratarla como una versión reducida de la capital portuguesa.

En primer lugar debemos tener en cuenta que se encuentra en un terreno bastante abrupto por lo que son comunes los desniveles y las grandes subidas y bajadas.

En Coimbra puedes disfrutar de todo lo bueno que aporta Lisboa, pero sin lastrar los inconvenientes típicos de una gran urbe; monumentos, estilo de vida y cultura son unos de los grandes atractivos que ofrece este pintoresca localidad a cualquiera que decida visitarla.

El turismo en coimbra está muy extendido y existen muchas rutas que podemos seguir.

Universidade de Coimbra

Distribución de la ciudad

La ciudad antigua se encuentra dividida en dos zonas; la Alta y la Baixa, ambas separadas por la preciosa calles peatonal Visconde de da Luz seguida por Ferreira Borges las cuales parten dese la Praça del 8 de Maio hasta el río Mondego.

La zona Baixa se encuentra a la vera del río aglutina la mayoría de los locales y cafeterías, siendo la zona más comercial y con más ambiente.

La zona Alta atesora la mayoría de los monumentos de la Ciudad. Su acceso se encuentra bajo el Arco de Almedina y desde éste parten sendas calles bastante sinuosas como la Rua Quebracostas.

La mayoría de estas callles además de ser estrechas tienen una marcada pendiente ya que llevan al punto más alto de la ciudad, donde se encuentra la Universidad.

La universidad

La universidad es el estandarte de Coimbra y el punto clave a visitar para cualquier turista en la ciudad.

Recuerda, si dispones de poco tiempo acude a la universidad, no tiene desperdicio.

Esta antigua institución fue fundada hace más de 700 años a imitación de la famosa uiversidad de Bolonia (primera universidad europea).

Se encuentra en lo que otrora fuese el Palacio Real en tiempos en los que Coimbra ostentaba el título de Capital. En sus orígenes era enseñada en ella la clásica cuaterna de lógica, medicina, leyes y gramática, sin embargo pronto se añadieron la astronomía y la geometría.

Si nos situamos a la entrada de la universidad, de espaldas a los edificios principales, podemos observar una serie de modernos edificios, todos ellos construidos por Salazar en la década de los 50.

Estos edificios se encuentra en una preciosa plaza y constituyen lo que se conoce como la nueva universidad.

Sin embargo estos edificios tienen un pasado oscuro, para su construcción fue derruida parte de la Coimbra antigua, constiyundo así otro más de los múltiples crímenes culturales del dictador.

Un buen observador podrá darse cuenta de que estos edificios con cierto aire monumental guardan semejanza con los que Mussolini mandara construir en Roma durante su mandato.

Esto se debe a que fueron arquitectos italianos los encargados del proyecto. Quizá le parezca interesante al lector saber que Salazar cursó Derecho en esta universidad y que llegó a ejercer como profesor de economía en sus aulas.

Un poco de turismo por Coimbra

El Paço das Escolas es accesible desde la Porta Ferrea.

Al entrar nos encontraremos en un patio donde se alza imponente la estatua del Rey Joao III rodeada de las fachadas de edificios emblemáticos como la Biblioteca Joanina, la Torre del Reloj, la Capilla de San Miguel o la Sala dos Capelos.

Turismo en Coimbra

En la Torre del reloj hay dos campanas; una de ellas es llamada la cabrita y era utilizada para llamar a los alumnos a sus clases.

Es curioso saber que fue robada numerosas veces ya que si ésta no sonaba no había que acudir a clase.

La segunda, de mayor tamaño, únicamente se toca en ocasiones especiales.

Si subimos unas escaleras podremos acceder a la Vía Latina que se trata de un bello pasaje cuyo nombre proviene de los tiempos en los que la única lengua permitida en esta parte de la universidad era el latín. Desde la Vía Latina podemos acceder a la Sala dos Capelos.

Esta sala que antaño fuera el salón del trono palatino acoge ahora las ceremonias más importantes de la escuela.

Dichas ceremonias son de un solemne raramente visto en otras instituciones. Acompañados normalmente de música los alumnos se sienta en los bancos mientras los profesores permanecen en pie a lo largo del perímetro de la sala, el rector preside la ceremonia sentado en la antigua posción del trono manteniendo a su espalda viejos retratos de antiguas reyes portugueses.

Si continuamos a través de la Sala dos Capelos nos encontraremos una habitación en la que se realizan los exámenes orales y fuera de ésta una varanda desde donde se tienen unas magníficas vistas de la ciudad.

Este mirador no está permanentemente abierto ya que debido a su estrechez es peligroso cuando hay demasiados turistas (el aforo máximo es de 10 personas) o cuando hace mal tiempo.

Desde él podemos observar monumentos de la ciudad antigua como pueden ser la Catedral nueva con su bella fachada al estilo barroco o el Palacio Arzobispal.

Si nos fijamos podremos ver varios edificios cuyas fachadas están perladas de ventanas de llamativos colores, éstas probablemente sean casas de fraternidad de los estudiantes, también llamadas repúblicas.

A los pies de la ciudad discurre lentamente el Mondego. Es curioso saber que es el único gran río portugués que únicamente discurre por Portugal, naciendo y muriendo en su territorio.

Si cruzamos el río nos encontraremos con el Convento de Santa Clara, una visita harto recomendable.

Si queremos visitar la Capilla de San Miguel tendremos que volver sobre nuestros pasos hasta el patio principal.

Esta capilla data del siglo dieciséis y posee un marcado estilo manuelino, auqnue el altar mayor data de un siglo posterior y es manierista.

Los antiguos alumnos y estudiantes tienen el privilegio de poder celebrar su matrinomio en ella, acompañados del antiguo órgano de manufactura alemana que posee la capilla.

La Biblioteca Joanina

Finalmente podemos visitar el que sea quizá, el elemento más famoso de todo el complejo universitario de Coimbra: la Biblioteca Joanina.

Esta institución fue fundada por Joao V y es una de las más famosas bibliotecas de estilo barroco de toda Europa. El interior está constituido enteramente de madera, a pesar de que ciertos elementos como los arcos pueden parecer de distintos materiales como el mármol.

Biblioteca Joanina

El techo esta decorado con un trampantojo mientras que las mesas y las estanterías poseen incrustaciones de exóticas maderas.

En esta biblioteca salta a la vista el antiguo esplendor que gozó el imperio portugués, no hay más que fijarse en la abundancia del pan de oro importado desde Brasil, una de las principales colonias portuguesas o elementos de carácter chinesco en honor a las rutas comerciales establecidas con oriente.

La biblioteca Joanina posee un inventario de más de 30 000 libros, todos ellos escritos en latín, griego o hebreo y anteriores a mediados del siglo XVIII.

El ambiente en la biblioteca se encuentra cuidado con esmero.

La humedad es regulada estrictamente por lo que las visitas son controladas hasta la saciedad: cada visita tiene una duración máxima de 10 minutos a los que siguen otros 10 minutos de espera para evitar cambios en los niveles de humedad.

Puede que llegue a ver un murciélago y es que estos curiosos animales son cuidados con cariño ya que se comen los insectos y permiten a los conservadores predecir los cambios en el ambiente.

Tras esto finalizamos nuestra particular dósis de turismo en Coimbra, espero que hayan disfrutado.